Ritual para purificación del hogar

29/09/2011
Rituales de protección

El siguiente ritual es de limpieza de energías negativas, mal de ojo, mala suerte, etc. que pudiera estar aposentado en tu casa. De esta manera purificaremos el ambiente negativo transmutándolo por uno positivo.

Se necesita:

  • Cerillas de madera
  • Sal marina, si no  sal fina de cocinar.
  • Varillas de incienso sándalo.
  • Un vaso por cada habitación de tu casa. Se incluyen los pasillos y los baños.
  • Agua bendita. Si no se dispusiera de ella, también es válida agua del río o mineral
  • Una vela blanca por cada una de las habitaciones de tu casa. Se incluyen pasillos y baños.

Preparación:

Llena los vasos con el agua que tengas disponible y después echa bastante sal en ellos, permitiendo que se disuelva adecuadamente. Después coloca el vaso con la mezcla en cada una de las habitaciones, pasillos, baños y cocinas de tu casa. No debes dejar ningún espacio de tu casa sin el vaso con agua y sal.

A continuación has de situar cerca de los vasos de agua una vela blanca que irás encendiendo a medida que las vas incorporando a todas las habitaciones de tu casa. No te olvides de ningún rincón o espacio, pues se trata de limpiar la casa al completo.

Cuando ya estén todas las velas encendidas en sus respectivos lugares, enciende una varilla del incienso de sándalo y comienza a expandir el humo que vaya soltando por las paredes de cada una de las habitaciones y lugares de la casa. Tómate todo el tiempo que consideres necesario, porque esta parte del ritual es esencial. Si es preciso, y como suele suceder, quema varias varillas en el proceso de recorrer toda la casa con el humo del sándalo. Procura que no quede ningún rincón sin haber estado expuesto, al menos un minuto, al incienso.

Cuando hayas terminado, enciende una varilla de incienso y sitúala en lo que consideras el centro de la casa y déjala hasta que se consuma. Después tendrás que ir apagando las velas una a una. Mientras lo vas haciendo deberás recitar la Oración de la mano poderosa, teniendo en cuenta que cuanta más fe pongas en ella, mejor será la limpieza. Recuerda, una oración por cada vela y por lo tanto por cada rincón de tu casa.

Cuando se haya terminado el incienso, podrás retirarlo tranquilamente, sin embargo los vasos con el agua y la sal deberán permanecer en el lugar donde los dejaste durante al menos 3 días, máximo 7. Al cabo de ese tiempo tira el agua con la sal dándole gracias por haberte ayudado.

Ahora tu casa ya está reluciente y libre de toda negatividad. Puedes hacer este ritual siempre que te parezca oportuno, Bendiciones.

Otros encontraron su ritual buscando:

  • oraciones para purificar el hogar
  • ritual de purificacion con incienso

Escribe un Comentario

Acceder con Facebook

Artículo anterior:

Siguiente artículo: